25 de diciembre de 2008

Vehículos híbridos

Un vehículo híbrido es aquel que es movido mediante dos propulsores. Normalmente, se trata de un motor de combustión interna y uno eléctrico.

Hablar de vehículos híbridos en España equivale a hablar del Toyota Prius, aunque también Honda vende en nuestro mercado una versión híbrida del Civic. Otras marcas han anunciado que en un breve plazo de tiempo, pondrán en el mercado (con mayor o menor convencimiento) alternativas híbridas.

Este tipo de coches son propulsados por un motor eléctrico. Este motor eléctrico es alimentado por unas baterías de Níquel e hidruro metálico (como las pilas recargables), las cuales son recargadas constantemente por un motor de gasolina que trabaja según el ciclo de Atkinson. El ciclo de Atkinson es una variación del ciclo de Otto que, reduciendo las pérdidas por bombeo, logra obtener un mayor rendimiento energético a costa de una pérdida de potencia. Al trabajar en regímenes estacionarios, se puede optimizar su funcionamiento (sintonizar conductos de admisión y escape, ley de las levas, etc) a esas velocidades de giro, creando así un motor con un consumo muy bajo y muy bajas emisiones contaminantes (no sólo el machaconamente repetido CO2, sino también de CO, NOX, partículas...).

Hasta ahí las ventajas de este tipo de vehículos.

Los inconvenientes son obvios:

Existen pérdidas de rendimiento en toda la cadena energética que va desde la gasolina, motor térmico que mueve un generador, carga las baterías, que se descargan para mover el motor eléctrico. Cada paso de este sistema conlleva una caída de rendimiento respecto del esquema tradicional de gasolina-motor.

Comparándolo con el vehículo eléctrico a baterías, añade al ciclo de carga y descarga de la batería, y el rendimiento del motor eléctrico, las pérdidas de energía en el motor térmico y en el generador.

La otra gran desventaja de concepto en los vehículos híbridos viene del hecho de tener que cargar con dos depósitos de energía, de gasolina y baterías; y dos motores, el térmico y el eléctrico.

¿Hasta qué punto el lastre en peso y rendimientos de ser un vehículo híbrido, esto es, con dos propulsores, enjugan el mejor rendimiento del motor? En otras palabras: ¿Merece la pena?

En una agria discusión, yo defendí firmemente que no, hace un tiempo. Los consumos homologados me suponía que serían difícilmente reproducibles en la práctica, ya que los ciclos de homologación beneficiaban a este tipo de propulsores (cosa con la que cuentan las marcas).

Para engañar a los propietarios, además de una fuerte campaña publicitaria, recurrieron a una variante del viejo truco de la industria del motor: montar un velocímetro que marca de más, para hacerte creer que conduces un motor más potente. Siempre es más sencillo trucar un cuentakilómetros que montar realmente un motor más potente. Pues de igual forma, Toyota montó en sus Prius un ordenador de consumo que miente más que habla. En general, las cifras de consumo de los ordenadores de a bordo son bastante optimistas (lo cual es inadmisible, pues la centralita sabe con absoluta precisión cuanto combustible estamos inyectando); pero en el caso del Prius el error ya no se puede tildar de exceso de optimismo sino exageración y bravata.

El caso es que, igual que con lo que marca el cuentakilómetros, el usuario se lo cree y queda satisfecho, confiando en las bondades del coche que se acaba de comprar. Objetivo cumplido para la marca, a costo más que razonable.


Bueno, antes de esta digresión sobre las cifras de consumos que ofrece la vistosa pantallita del Prius, había propuesto una pregunta: ¿Compensa el concepto de vehículo híbrido? ¿El mejor rendimiento del motor de gasolina de ciclo Atkinson compensa el peso y pérdida de rendimiento de llevar dos propulsores embarcados?

Mi respuesta fue que no. Y la conclusión a la que han llegado en Autopista (la revista más importante del sector) es la misma: un Toyota Prius sólo consume menos que un vehículo equivalente, en unas condiciones muy concretas de funcionamiento: ciudad con grandes atascos, donde es absurdo usar el vehículo privado, sea híbrido o convencional.


En el número 2543 de Autopista hacen un análisis del Prius, comparándolo con otros coches Diesel de su segmento. Las cifras de consumo obtenidas son plenamente fiables, ya que son obtenidas con un caudalímetro de precisión, no con el ordenador de viaje de los coches.

Transcribo un párrafo del artículo:

[...]hemos realizado el mismo recorrido con los dos coches, midiendo el gasto exacto de cada uno, caudalímetro y cronómetro en mano. Nada de miniconsumos o de velocidades irreales, sino conducción normal, respetando los límites legales.


Consumo Toyota Prius: 7,4 / 5,0 / 6,2 l/100Km
Consumo Ford Focus 1.6 TDCI Econetic: 7,0 / 4,8 / 5,8 l/100Km

Las emisiones de CO2 son proporcionales a los consumos, a mismo combustible (que no es el caso).

En las mediciones de aceleración, los resultados son favorables al vehículo convencional, a pesar de que el Prius cuenta con una clara desventaja: según se fueran descargando sus baterías, perdería prestaciones. A diferencia del Focus, que es capaz de repetir la misma aceleración una y otra vez.

Los datos:
0-100Km/h Prius: 11,24s
0-100Km/h Focus: 10,42s

1000m Prius: 32,87s
1000m Focus: 32,49s

El dato de velocidad máxima, útil para conocer la potencia total de un motor, así como la eficacia aerodinámica, también es favorable, por una abultada ventaja, al coche convencional:


Prius: 170 Km/h
Focus: 190 Km/h

A lo que hay que añadir, de nuevo, que el Focus puede mantener indefinidamente esa entrega de potencia, mientras que el Prius no.

Continúo copiando del artículo de Autopista:
Para que la balanza se inclinase a favor el Prius serían necesarias unas condiciones muy concretas y un tráfico muy saturado con constantes paradas; de lo contrario, incluso el Focus gasta menos en ciudad según nuestras mediciones.


De hecho, la gran ventaja diferencial respecto a vehículos convencionales no viene de la recuperación de energía en las frenadas (una pequeña parte) sino en la automatización del proceso de apagado del motor térmico en un embotellamiento. Esta ventaja está siendo implementada en vehículos convencionales, que apagan el motor y lo vuelven a encender automáticamente en atascos. Es decir, quedarse con las ventajas, sin cargar con los inconvenientes.

Por lo tanto, parece del todo absurdo el coste medioambiental que supone fabricar un vehículo con dos motores (y las tremendamente contaminantes baterías de Níquel-MH) para que, a la postre, no obtener beneficio alguno.

Por no hablar del coste económico:
Prius: 26.000€
Focus: 18.555€

Con un nivel de acabados semejante, y una habitabilidad pareja, algo superior en el Focus, con un maletero bastante más grande (430 litros, por 300 del Prius...las baterías ocupan su espacio); tenemos que pagar un sobrecoste de 3.500€ por un coche que consume ligeramente más.

En las cualidades dinámicas del coche, no hay punto de comparación, pues precisamente el Focus tiene el bastidor más efectivo de su clase, con una suspensión trasera multibrazo que deja en evidencia en apoyos a la simple (y barata) de eje torsional del Prius.

En otro artículo del mismo número de Autopista, titulado "No todo es brillo. Híbridos generación 2.0" podemos leer:
Lo hemos intentado numerosas veces y siempre hemos fracasado. No podía ser: El Prius era el que más gastaba en una ronda puramente urbana con cuatro coches Eco. [...] No llegamos a publicar otro "fracaso", con aquel Prius que gastaba más que el entonces novedoso Avensis 2.2 Diesel de 177CV. Repetimos, haciendo más kilómetros, y tampoco.



La evolución lógica del Prius es hacia el aumento de la capacidad eléctrica, usando baterías de ión de Litio (las actuales sólo permiten recorrer 2 Km a una velocidad máxima de 50Km/h). Lo malo es que su aparición ha sido reiteradamente pospuesta, al menos hasta el año 2011. Con ellas, el Prius se volverá un vehículo híbrido enchufable, es decir, podrá recibir energía de la red eléctrica, y no sólo del depósito de combustible. Cuanto más tienda hacia el vehículo eléctrico, mayor será su eficiencia. Pero siempre será una rémora el hecho mismo de ser híbrido, es decir, de cargar con dos motores y depósitos. Por ello, considero preferible la alternativa eléctrica "pura".


En todo caso, tampoco el Prius es tan mal coche: al fin y al cabo tiene unos consumos y emisiones muy bajos, al nivel de otros coches de su categoría. Lo único es que para obtenerlos, se complica mucho la vida. Digamos que es una estrategia de marketing para limpiar la imagen de una compañía, pagada con el dinero de sus compradores.

Lo que más me molesta del concepto híbrido es la máxima que subyace detrás de él: se puede seguir usando el vehículo privado en circunstancias absurdas (atascos en ciudad) ya que, como tengo un "vehículo ecológico", mi conciencia queda tranquila pues no contamino. Pues es falso, contaminas por partida doble: tanto como un vehículo convencional y, además, un sobrecoste debido a la mayor complejidad.

Este lavado de conciencia, absurdo, ineficiente y antiecológico tiene su máximo exponente, claro está, en la sociedad más absurda del mundo: los EEUU. Allí están apareciendo camionetas y todoterrenos híbridos, que quieren así maquillar el tremendo despilfarro de combustible que supone su uso.

Por poner unos ejemplos:

Ford Scape Hybrid.
Consumo: 6,9 l/100 Km





Toyota Highlander Hybrid
Consumo: 9 l/100Km




Chevrolet Tahoe Hybrid
Consumo: 12 l/100Km




Esto viene a ser el equivalente en automoción a las colectas que las señoronas hacen, huchita en mano, con motivo de cualquier causa benéfica: un repugnante e inútil intento de tranquilizar conciencias, haciendo ver que eres la solución, y no parte sustancial del problema.

Un coche no es ecológico, punto. La etiqueta de "vehículo ecológico" ha sido creada por los departamentos de publicidad de la industria para crearnos la necesidad de comprar productos más caros. Coches, los habrá más o menos lesivos, en su fabricación, uso y desguace, con el medio natural; desde luego el vehículo híbrido es, cuando menos, igual de dañino.

El único medio de transporte que no contamina es la bicicleta. Y para recorrer grandes distancias, el transporte público. Estos engendros de dos toneladas y pico que mostraba antes no serán ecológicos se muevan por gasolina, diesel, GLP (la gran alternativa, curiosamente ignorada en nuestro Estado). Tengan motores eléctricos o térmicos, alimentados por combustibles, por hidrógeno, recargados en la red, aire comprimido o por arte de ensalmo. Esas tanquetas despilfarran energía para mover sus miles de kilos de imbecilidad con pintura metalizada e impotente al volante (¡hasta pensaron en hacer un Hummer híbrido!).

La solución al problema derivado de la voracidad energética en el uso del vehículo privado es, precisamente, limitar su uso:
Impedir su entrada a las ciudades, con el uso de aparcamientos en la entrada vigilados y gratuitos conectados por transporte público con el centro.
Planificación y ordenación del territorio, creando aglomeraciones urbanas de tamaño medio (<250.000hab) y alta densidad, en la que los desplazamientos cotidianos puedan hacerse a pie (al trabajo, hacer la compra, llevar los niños al colegio, salir de copas...).
Fomento del teletrabajo y la jornada continua.

Esto es, relegar el uso del transporte privado para desplazamientos esporádicos.

Y este vehículo privado habrá de cumplir con un mínimo de racionalidad: un peso máximo de 500Kg parece una buena medida.

Pero desgraciadamente, vehículos ligeros, espartanos, frugales, van en contra de los intereses de los fabricantes de vehículos. Y por lo tanto, los departamentos de publicidad seguirán haciéndonos desear vehículos grandes, con capacidades todoterreno (cuando cada vez se vive más de espaldas a la naturaleza, y se asfaltan todos los caminos), con muchos asientos (cuando las familias cuentan con cada vez menos mienbros, y la ocupación media de un vehículo es de 1,2 plazas), mucha potencia (a pesar de los límites legales de velocidad)...

Todoterrenos, monovolúmenes, SUV...pura basura.

Y cuando a un fabricante le da por proponer un nuevo concepto, no puede homologarlo por problemas legales. Por ejemplo, el esperanzador Volkswagen SX3, que se quedó en la fase de concepto. Sólo pesaba 570Kg (el Prius pesa 1350 Kg).



Con las normativas europeas de homologación, sólo se pueden vender cachos de hierro con ruedas. Hoy en día, es la legislación, junto con la necedad de la gente que desde siempre ha preferido el burro grande, el principal inconveniente para la necesaria revolución en la industria de la automoción hacia vehículos más pequeños y livianos.

14 comentarios:

Pablo Villar dijo...

Mi coche anterior era un Seat León TDI 110 CV con un peso muy aproximado al de un Prius, inicialmente consumía unos 7,1L cada 100Km. haciendo mucha ciudad y algo de rondas. Durante un buen tiempo aprendí todos los trucos de conducción eficiente y los puse a la práctica, bajando apróximadamente a 6,3L. cada 100Km. haciendo los mismos recorridos que antes. Actualmente tengo un Toyota Prius, en verano estaba consumiendo 4,8L/100Km., ahora con el frío 5L/100Km., haciendo los mismos recorridos que con mi antiguo León. Teniendo encuenta que he bajado el consumo, que el coche pesa prácticamente lo mismo y que la densidad energética de la gasolina es menos que la del diesel, puedo afirmar que el Prius si cumple lo que promete. Tu artículo lo encuentro exageradamente negativo hacia la tecnología híbrida, algunas cosas que dices no son ciertas o exactas, sobre todo al principio dices que los híbridos exactamente no lo son porque realmente solo se mueven con el eléctrico y el gasolina solo lo usan para cargar las baterías, creo que deberías informarte más. Estoy deacuerdo en que en según que recorridos un TDI puede ser más eficiente que un híbrido, también depende y mucho del conductor, pero siempre será más eficiente un híbrido en ciudad, digas lo que digas. El prototipo ese de Volkswagen es chulo para circuito, pero en la calle te pueden chafar fácilmente. Cierto es que esa moda de coches de 2 o más toneladas es de locos y que deberíamos usar más la bici o ir a pié, pero no siempre se puede ir en bici, un coche también es una herramienta que sirve para más cosas que llevar una persona de un sitio a otro. Un puro eléctrico actualmente es complicado, poca autonomía y prestaciones muy limitadas, un híbrido es una buena tecnología ahora mismo, y cuando aumenten la capacidad de las baterías y se puedan enchufar la cosa cambiará mucho.

Gracchus Babeuf dijo...

No tengo ni carnet de conducir, por lo que no puedo compartir con vosotros mis experiencias al volante.

Creo que un coche ecológico es como un homicida humanitario.

Camino mucho (creo que beneficia mi salud)y tengo abono-transporte (Madrid).

El mendigo dijo...

Buenas, Pablo.

Das unos datos de consumo. ¿Qué instrumentos has utilizado para medir esos consumos?

Autopista tiene, como me figuro que sabrás, el mejor departamento técnico de las revistas especializadas. ¿Qué utilizas tú para medir los consumos? ¿El ordenador del coche? Ya sabes que no es fiable, y menos el del Prius.

Es preferible hacer la media entre varios depósitos, contando los kilómetros recorridos. Supongo que son estos resultados los que aportas.

Pero ¿cómo compararlo con otro coche? Habría que hacer exactamente el mismo recorrido, con las mismas condiciones de circulación y ambientales.

Eso es lo que han hecho, en varios estudios, los profesionales de las revistas especializadas (no sólo en Autopista he leído resultados semejantes, pero es sin duda la que tiene más prestigio y por ello a sus datos me remito).

La conclusión es invariablemente la misma: el Prius gasta (ligeramente) más que los modernos Diesel (especialmente las versiones Eco, con ligeras variaciones en desarrollos, aerodinámica...para bajar unas décimas el consumo y así estar exentos de tributar).

Un par de cosas que dices:
"...siempre será más eficiente un híbrido en ciudad, digas lo que digas."
Bueno, no es que lo diga yo, yo no he tenido oportunidad de hacer una prueba de consumos. Lo dice Autopista, comparando en unas circunstancias concretas un Toyota Prius del 2008 con un Ford Focus 1.6 TDCI. Si sigues de cerca el mundo del motor, creo que tienen autoridad suficiente para tomar en cuenta sus resultados.

De todas formas, tu aseveración es, así, en absoluto, falsa. Un híbrido, por el hecho de ser híbrido, siempre gastará menos en ciudad que un motor convencional. Pues es falso. Arriba te pongo un Tahoe híbrido con un consumo brutal.

Supongo que te refieres a igualdad de peso. Pero es que los híbridos son más pesados que un modelo análogo que sólo lleve un motor.

De todas formas, incluso a igualdad de pesos (el Focus y el Prius pesan prácticamente lo mismo), tu aseveración es falsa. Como ha comprobado autopista (y ese Focus no es especialmente ahorrador, un León o Golf Bluemotion consumen aún menos).

En lo que sí que tienes razón es en criticar la simplificación que hago al explicar el funcionamiento del Prius. El corazón del Prius se basa en un engranaje epicicloidal (similar a un diferencial o a un Torsen) que permite sumar los esfuerzos del motor eléctrico y del térmico. Hubo mucho rollo con eso, porque un ruso dijo que Toyota le había robado la patente... Bueno, pues eso, que es cierto que el esquema de funcionamiento no es tan sencillo. Intenté simplificar en lo posible, y quizá me excedí.

Para los lectores inquietos que quieran saber más del tema, pueden leer ese artículo de la Wiki inglesa:
Hybrid Synergy Drive

Ah! Pablo, permíteme un consejo: evita en lo sucesivo evitar frases como "deberías informarte más". Esa es una treta bastante burda, para en una discusión desprestigiar al oponente sugiriendo que le falta una información (que por supuesto, el que lanza la acusación domina). Generalmente, quien deja caer este tipo de ataques ad hominem, suele tener una deficiente formación que le lleva a sobreponderarla para no quedar en ridículo. (Que no digo, por supuesto, que sea tu caso; sólo te recomiendo que no uses una línea argumental poco elegante, que desdice el buen comentario que has hecho).

En una discusión se aportan datos y razonamientos. Alusiones personales no aportan nada y sólo sirven para hacer más agrio el debate.


Más cosas. Un eléctrico ahora mismo es factible: mira el enlace que ofrezco. Con el mismo tipo de batería que Toyota dice que montará el Prius (¿en 2011?) ya se están construyendo vehículos que no precisan del apoyo de un motor térmico. Una autonomía de 400Km y una brutal aceleración de 4s el 0-100 no es a lo que se le puede llamar "poca autonomía o prestaciones muy limitadas". De hecho, tiene problemas porque no encuentran transmisiones que sean capaces de resistir el tremendo par que genera casi instantáneamente un motor eléctrico.

El problema es que las baterías de Ión de Litio son muy caras. Y si quieres autonomía, tienes que embarcar muchas baterías. Hay que reducir costes, algo que tampoco me parece un imposible (de hecho, ya se ha abaratado la tecnología de baterías una barbaridad, con la generalización de la electrónica de consumo).

En cuanto al SX3, y su susceptibilidad a ser "chafado". Bueno, ¿"chafado por quién? Si todo el mundo viajase en vehículos ligeros, no habría mayor peligro.

Te propongo también esta entrada de mi blog:
EuroNCAP

Y si es cuestión de armarse hasta los dientes, para no ser chafado, lamento desilusionarte: si tienes la desgracia de tener un accidente medianamente grave contra un todoterreno, morirás igualmente, lleves el Prius o un coche del estilo del SX3.

Te recomiendo entonces que compres el Tahoe. O el Hummer H2. Y yo, entonces, me compraré un camión de obra, para no ser "chafado" por tu todoterreno. Y a ti no te quedará más remedio, que mirar los precios de carros de combate...

¿Comprendes a qué nos conduciría esa dinámica?

No estoy de acuerdo con comprar más kilos de coche para no ser "chafado". Las vías públicas de circulación no es un campo de guerra, donde la seguridad haya que comprarla, quien pueda, con muchos miles de euros, a costa de poner en peligro la vida del resto de usuarios de la vía (no eres "chafado", a costa de "chafar" tú al contrario).

Podríamos decir, exagerando, que el conductor de un todoterreno es un criminal en potencia, por el daño que puede causar en un accidente.

Gracias por tu comentario y un saludo, Pablo!

El mendigo dijo...

Hola Gracchus!

Vaya has contestado mientras estaba borrando la contestación de otro priusero que no sabe comportarse como es debido en casa ajena. Ataques personales y poco o ningún razonamiento o información. Mejor borrarlos que volver a iniciar otra tangana.

Bueno compañero, una cosa no quita la otra. Es evidente que soy un apasionado de la mecánica, y me encanta conducir todo aquello que tenga ruedas (incluso algún día me gustaría sacarme el título de piloto de aviación).

Sin embargo, mi medio de transporte preferido es el coche de San Fernando. Me gusta andar, durante horas. Había una escuela filosófica de la antigua Grecia que hablaban mientras paseaban, y lo entiendo: andar estimula el razonamiento. Conducir parece que sólo sirve para sacar lo peor de cada uno.

Si por mí fuera, iría a todas partes andando. Y cuando tuviera que realizar desplazamientos a grandes distancias, a mayor velocidad...usaría la bici.

No es coña, en un día una persona con una condición física normal puede hacerse 250Km sin matarse. Más rápido, no disfrutas del viaje, no puedes conocer aquellos lugares por donde pasas.

Lástima que el mundo y sus ritmos sean muy distintos a los que me gustarían.

Un saludo!

javierchiclana dijo...

jeje Buena entrada Mendigo. Aunque con los 250 km diarios andando tas pasao.

Salud

El mendigo dijo...

En bici, Javi!!! Me refería a 250Km en bici!!!! XDDDD Andando, más de 50Km diarios es ya una pasada (son nueve horas andando a buen ritmo).


Sigo recibiendo (y borrando) mensajes con ataques personales del tipo: "tú no tienes ni idea", "infórmate y verás como te das cuenta de MI verdad" (este me recuerda a los testículos de Jehová) y lindezas por el estilo. Cometí el error de invitar a los miembros de un foro de usuarios de Prius a dialogar sobre el tema (yo también soy bastante tonto). Hasta ahora, sólo Pablo ha sido capaz de argumentar sin personalizar la cuestión y disparar contra el mensajero.

Pues bueno, pues yo no tengo ni idea. Pero me consta que Autopista dispone de un centro de mediciones de primer nivel, y de profesionales capaces de realizar una prueba de consumo. ¿Tampoco ellos no tienen ni idea?

Porque sólo se me ocurren tres alternativas:
a) El Focus consume menos que el Prius
b) Los datos de Autopista son incorrectos
c) Autopista miente, los datos están manipulados.

Para argumentar como b), habría que aportar un estudio al menos igual de riguroso en el que, poniendo en relación el consumo de esos dos coches, sea el Prius el que obtenga mejores cifras de consumo. Hasta la fecha, no tengo conocimiento de ello y sí de otras revistas que abundan en la opinión que las supuestas ventajas en consumo del Prius, al final, en un uso normal, no son tales.

O la opción c): También podemos creer que las revistas del motor tiene un interés oculto en desprestigiar a cierto producto en concreto de Toyota, haciendo que sus profesionales publiquen datos erróneos o falseados.

zahorin dijo...

Enhorabuena mendigo.
Me has terminado de abrir la mente sobre esta materia. Reconozco que estaba algo mediatizado a favor de los híbridos, aunque ya sabía que no eran ecológicos realmente.
Lo explicas muy bien y estoy de acuerdo contigo.
No se si fue en tu blog donde también se me quitó la pasión que sentía por la tecnología de hidrógeno para los coches.
A ver si espabilan y van sacando más vehículos exclusivamente eléctricos al mercado. Creo que tendrán un gran éxito, espacialmente como coche secundario.

Pablo Villar dijo...

Tanto para medir los consumos del León como los del Prius he seguido el siguiente método de medición:

Lleno el depósito y anoto kilómetros totales, circulo habítualmente siguiendo unas rutas con muy pocas variaciones, suele ser 65% ciudad y 35% rondas, cuando llego a la reserva vuelvo a rellenar el depósito y anóto kilometraje y litros de combustible, luego mediante una sencilla operación:

L. comb. / (Km. Fin. - Km. Inic.) * 100 = L/100Km.

Supongo que "Autopista" dispondrá de sistemas más precisos pero yo llevo haciendo esto durante más de 8 años y supongo que debe ser bastante fiable.

En cuanto al peso, como ya he dicho antes, mi León era de los primeros modelos y pesaba muy parecido al prius, creo que 30 Kg. más. También hay que tener en cuenta que no es lo mismo gasolina que gasoil, por un lado porque la densidad energética de la gasolina es menor que la de gasoil y que los motores diesel están más evolucionados que los gasolina y rinden más, aún así, con el Prius estoy gastando menos.

He estado leyendo muchos de tus post en el blog y en gran parte estoy deacuerdo contigo aunque creo que deberías moderar algunas cosas que dices y que molestan a algunas personas (puto prius, etc.).

Por cierto, no has corregido el párrafo dónde afirmas que un coche híbrido es empujado exclusivamente por el motor eléctrico, sería un detalle por tu parte para no confundir a la gente.

Has citado solo una de las ventajas de el Prius, su motor de ciclo Atkinson, reálmente tiene muchas más importantes, te cito algunas:

Un coche para moverse depende de una fuente de enegía que le permita vencer las resistencias al movimiento, es decir acelerar, una vez alcanza la velocidad deseada solo necesita vencer las resistencias por rozamientos, es cuando menos gasta si vamos a unas velocidades adecuadas. Lo que hace que más consuma un coche es cuando frena, ya que en un coche normal la energía que se pierde en la frenada no puede recuperarse, en un híbrido esa energía se recupera en gran medida.

Otro factor que hace que el Prius sea más eficiente es que el motor puede trabajar a un ritmo óptimo en cuanto a la demanda de fuerza que se le exige en todo momento, esto es gracias a su sistema de transmisión que adapta continuamente la relación de transmisión a sus necesidades, cuando acelera suben las revoluciones a un régimen óptimo de funcionamiento del motor y cuando solo necesita mantener la velocidad baja sus revoluciones.

Otras ventajas por ejemplo son su bajo desgaste mecánico, carece de embrague y correa de distribución, sus frenos se desgastan muy poco ya que la mayor parte de la frenada se puede hacer eléctricamente y el motor sufre menos ya que el sistema limita su rango de trabajo para que consuma menos. Todo esto hace que las visitas al mecánico sean menores que en otros coches y que no se necesite reponer muy a menudo componentes por desgaste.

Indudablemente un Prius ni ningún coche es ecológico, simplemente los hay más ahorradores o más contaminantes. Yo estoy muy contento con el coche, aunque estoy seguro que se podrá mejorar mucho con el tiempo, simplemente es un coche con una tecnología que funciona y que esta avanzando en mejorar, el siguiente paso creo que está claro, mejores baterías y de mayor capacidad, algún retoque en su funcionamiento y posibilidad de enchufarlo a la red eléctrica.

Presupones que una persona no necesita usar un coche para circular por ciudad pero no tienes en cuenta las necesidades individuales, no es lo mismo usar un coche para desplazar una solo persona que llevar varios pasajeros o transportar cosas, como es mi caso. Está claro que en general se podría bajar el uso del coche particular y usar más el de "San Fernando", la bici o el transporte público. Por cierto lo primero para que se use más el transporte público sería bajar su precio, que no es normal que en Barcelona, por poner un ejemplo, se pague casi el doble que en otras ciudades españolas. También debería haber una mejor cultura de la bicicleta, la moto y los coches, la gente no sabe conducir y menos respetar las normas en general.

Una cosa que veo absurda y que corrigiendola podrían bajar drásticamente la contaminación en las ciudades es la mala sincronización de muchos semáforos y los badenes que ponen para obligar a bajar la velocidad. Tanto los semáforos mal sincronizados como los badenes nos obligan a no poder mantener una velocidad, que es cuando menos se contamina y por ende se gasta menos combustible, además los badenes en ocasiones obligan a reducir la velocidad por debajo de los límites de seguridad, porque no hay que olvidar que una velocidad excesivamente baja también puede ser peligrosa. El día que alguien invente un baden que solo penalice a los que vayan pasados de velocidad el tipo se forra.

Y para finalizar quiero invitar, al igual que lo hiciste tu, a cualquiera que quiera visitar la web: http://mitoyotaprius.mforos.com para que pueda informarse más sobre estos coches y vea que no somos "homicidas humanitarios" como ha dicho alguien.

wenmusic dijo...

Has de leer más atentamente, Pablo. Ahí arriba se ha dicho:

"Creo que un coche ecológico es como un homicida humanitario".

Es decir, hace entender que un coche no puede ser 'ecológico' (solo algo menos contaminante, algo con lo que tú y todos aquí estamos de acuerdo), del mismo modo que un homicida no es humanitario.

El mendigo dijo...

Seguimos.

¡Muy buenas, Pablo!

Escribes el tipo de mensajes que me gustan, largos y bien expuestos.

Intentaré seguir el orden.

El método que sigues para calcular el consumo es bastante exacto. No totalmente, ya que el odómetro del coche no es una maravilla de precisión, y aún se agrava si no tienes perfectamente controlada la presión de los neumáticos.

Eso sí, sirve para hallar el consumo medio que haces con un coche, pero no para compararlo con otro.

Para compararlo, tendrías que conducir exactamente igual. Y yo creo que aquí está el quid de la cuestión.

Quien se compra un Prius (o el Civic, que no hablamos nada de él) suele ser una persona sensibilizada con la contaminación y el consumo. Entonces, una vez dentro del Prius, procura realizar una conducción ahorradora, a lo cual le ayuda la información del ordenador de a bordo.

Siendo el Prius además un coche que invita poco a las alegrías con el pedal (netamente subvirador, con una amortiguación barata y de tarado excesivamente blando), es normal que los consumos bajen solos.

Pero no es el coche, es el conductor que le pisa menos.

Si ponemos los dos coches a realizar a la misma velocidad, el mismo recorrido, con las mismas aceleraciones...al final el híbrido consume más que el Diesel. Al menos, insisto, es lo que afirman quienes suscriben el artículo.


Bueno, a otro tema. La recuperación de energía en la frenada. Por lo que he leído, excepto en ciudad, no representa una parte significativa. Ahora, por supuesto que está muy bien aprovechar esa energía. Total, ya que tenemos un motor eléctrico acoplado a la transmisión, no nos cuesta mucho trabajo hacer que trabaje como generador, y así aprovechar esa energía. No es mucho, pero no hay porqué desperdiciarlo.

El siguiente párrafo, es un poco confuso. Creo que te refieres a algo que ya he comentado: es un motor que trabaja a regímenes constantes. Esto permite optimizarlo a esas vueltas y es donde radica la mayor ventaja de consumo y emisiones. Los motores estacionarios (por ejemplo, los grupos electrógenos o las bombas) son tremendamente parcos en consumo.

Siguiente párrafo. Bueno, míralo de otra forma: tienes dos motores y dos depósitos de energía. Y una tecnología que a uebos tienes que visitar el concesionario Toyota, porque ningún meca de barrio se atreve a meterle mano.

No tienes embrague pero sí un motor eléctrico con escobillas que se achicharran. En cuanto a la correa de distribución, tampoco en mi furgo tengo correa (va por cadena, que tampoco se cambia). Y hay motores que usan distribución por cascada de engranajes, que tampoco necesita mantenimiento.

Si quieres buscarle ventajas, estoy seguro que se las encontrarás. Pero vamos, es como si te digo que es mejor el Diesel porque no tienes que cambiarle bujías, y tú sí. Son motores distintos, eso es todo.

De todas formas, para que veas que no me obceco: el Prius es uno de los coches más fiables que hay, según las estadísticas. Pero no porque sea híbrido, sino porque está bien hecho. Es Toyota. El coche más fiable es el Toyota Yaris.

Una cosa. Cuando dices: "estoy seguro que se podrá mejorar mucho con el tiempo" ¿Por qué estás tan seguro? Básicamente, es un motor térmico funcionando (casi siempre) a régimen constante, cargando unas baterías que mueven un motor eléctrico.

La verdad, no veo que se pueda avanzar mucho más en el rendimiento del concepto híbrido. Si claro, transformándose en eléctrico enchufable. Pero siempre con el lastre de cargar con un motor térmico y un depósito de gasolina. Para eso, mejor el eléctrico puro.

Con el resto de puntos que planteas, estoy de acuerdo contigo. Evidentemente, aunque se puede racionalizar el transporte de mercancías, pero un mínimo hay que moverlo. También que hay profesiones que exigen el uso del vehículo privado, como dices que es tu caso, ya que tienes que trasladar grandes bultos. Tampoco hay que ser un talibán del ahorro energético. El coche es una herramienta, basta con utilizarla con mesura.

El transporte público...es la pescadilla que se muerde la cola. Mejor eso lo dejo para otro post entero, porque trae mucha cola.

Ah! Y sí que existen badenes que sólo molestan a los que exceden la velocidad. Lo que pasa es que a los ayuntamientos no les da la gana de usarlos. Prefieren hacer una montaña rusa de cemento, que obliga a circular a 10 Km/h y aún así, castigando a pasajeros y vehículos. Hasta el punto que en muchos, si intentases circular a velocidad legal (50Km/h), destrozarías el coche.

Mi opinión es que habría que denunciar a los ayuntamientos que ponen esas trampas en las vías públicas.

Sobre la expresión que usó Gracchus, creo que Wen ya te ha explicado su significado.

Por último, en cuanto a lo de corregir el párrafo que mencionas...tengo que pensármelo. Creo que, como simplificación del funcionamiento del Prius, para que un lego se haga una idea de las sucesivas etapas por las que pasa la energía desde el depósito hasta que mueven las ruedas...creo que es válida.

No quiero añadir más complejidad al artículo, para que cualquiera pueda entenderlo. De todas formas, gracias a tu aportación y al enlace que he puesto, quien quiera saber más de los modos de funcionamiento del Prius, puede hacerlo.

Que tampoco es tan complejo. Resumiendo, telegráficamente: hay un motor térmico que gira a velocidad constante y un motor eléctrico. Ambos están unidos por un engranaje diferencial para sumar su potencia y mover la transmisión. El motor eléctrico recibe la electricidad de un generador y de unas baterías, que también son cargadas por el mismo generador que es movido, a su vez, por el motor térmico.


Suena liado, pero lo cierto es que el sistema es ingenioso y, desde luego, funciona magistralmente bien (no tanto, en el Civic).

El mendigo dijo...

Zahorin, tampoco te creas que el coche eléctrico es la panacea. Un Tahoe exclusivamente eléctrico seguirá siendo una aberración.

Además, el coche eléctrico plantea una incógnita que aún no he encontrado nadie que me la sepa resolver ¿De dónde coño sacamos esa energía eléctrica? Habría que sobredimensionar la red de producción y distribución de energía eléctrica, cuando ya bastante tenemos con que nos llegue para los consumos actuales.

La solución no es tanto el método que uses para propulsar el vehículo, sino en reducir la energía necesaria para hacerlo. ¿Cómo? Bajando la masa y la superficie frontal.

Y, sobre todo, construyendo una sociedad donde no tengas que usar el coche hasta para ir a cagar. Es decir, dando la espalda al abominable American Way of Life.

Un saludo!

Cherno dijo...

Las nuevas pruebas del Prius 3 en Autopista/Coche Actual dejan algunos de tus comentarios un poco en entredicho:

- que el rendimiento del concepto híbrido no pueda avanzar mucho mas. Pues no sólo lo ha hecho, sino que ahora deja en evidencia a motores turbodiesel de última generación.

- que esa mejora se produjese haciéndolo enchufable. No ha sido así, ha mejorado sin necesidad de ese paso (paso que por cierto seguro que llega en no mucho tiempo).

Lo que estaría bien es que pidieses un Prius 3 a Toyota para probarlo y luego comentes lo que hayas visto/sentido respecto de tu vehículo y recorridos habituales. Tengo curiosidad morbosa.

En cuanto a los Prius Prius anteriores, por las distintas pruebas que he visto en distintos medios, si parece que era peor en carretera que un buen turbodiesel, pero mejoraba en ciudad cuando el tráfico está congestionado.

Un saludo desde Canada

frare dijo...

No soy poseedor de un Prius, pero desearia serlo y no lo descarto en un futuro cercano.
Mendigo, tu argumentación, tan enfatizada y con una retórica impoluta, creo que tiene un importante punto débil y es que en ningún momento afirmas haber conducido un Prius, ni siquiera haberte montado en él.
El hecho de haberte comprado la revista Autopista en algún kiosko, no te da mas autoridad sobre el tema, que las subjetivas y posiblemente mediatizadas impresiones del usuario del vehículo.

El mendigo dijo...

Mediciones de consumos.

Es para lo único que me interesa el Prius. Por lo demás, es un chasis con un esquema de suspensiones tradicional y tarados blandos y una propulsión con poca chicha. Nada nuevo.

Lo que me interesa son los datos de consumo, medidos de la forma más exacta y fiel posible. Y para ello no necesito, en modo alguno, subirme a uno.

Sólo si el Prius consume menos, significativamente menos que otro vehículo convencional, valdría la pena la diferencia de precio y el coste ambiental de producir y desechar las baterías.

Ahí está el quid de la cuestión.